Tarjeta SUBE: una propuesta buscando mayor equidad

La tarjeta SUBE, que utilizamos para pagar el transporte público en gran parte de la Argentina,  tiene una característica que perjudica al usuario. ¿Cuál? El crédito que se genera al cargar la tarjeta son pesos y no viajes. ¿Y entonces? En un contexto inflacionario, cada vez que aumenta el transporte, el saldo se mantiene en pesos pero se reduce en cantidad de viajes a realizar.

Lo pongo en otras palabras: es un sistema prepago que genera un crédito erosionable (por la inflación, que dispara aumentos de tarifas) para el titular del mismo.

¿Tenemos experiencia los argentinos en poseer activos erosionables? Sí, mucha. Todos nuestros saldos en efectivo y en cuentas bancarias no remuneradas están expuestos a la inflación y generan lo que los contadores denominan REI (resultado por exposición a la inflación) o RECPAM (resultado por exposición al cambio en el poder adquisitivo de la moneda).

¿En qué consiste el REI o RECPAM? Si yo mantengo un billete de $ 500 en un cajón durante un mes y la inflación del período resulta del 2%, perdí $ 10. ¿Por qué? Para poder comprar lo que en promedio me costaba $ 500 un mes antes, transcurrido ese período necesitaría tener $ 510. Y como no me hará caso el comerciante si le digo “tomame este billete de $ 500 como si fueran $ 510, pues hace un mes que lo tengo”, perdí $ 10. Efecto conocido de la inflación, impuesto no legislado y del que se aprovechan (y se seguirán aprovechando) todos los gobiernos en nuestro país (Argentina).

¿Cómo se podría volver irrelevante el problema? Cuando la inflación sea del 2 o 3% anual, como en los países normales, el tema no merecería un posteo como este. Mientras tanto, y buscando una solución, propongo (para empezar a pensar) lo siguiente:

*que la unidad “viaje” sea, por ejemplo, el viaje mínimo y que cuando se use para desplazamientos mayores se consuma 1,1 o 1,2 o lo que sea de viaje;

*que el importe que se cargue sea convertido a viajes a la tarifa al momento de la carga;

*que se limite la posibilidad de recargar la tarjeta en los días previos a los aumentos de tarifa o que se tome una cierta cantidad de esa recarga a precio vigente y el resto a la tarifa por venir (son dos palabras).

Antes de cerrar, quiero agradecer al video de ciberperiodismo que inspiró esta propuesta:

https://www.facebook.com/ciberperiodismo/videos/1074781562718978/?v=1074781562718978

Señores funcionarios: resolvamos la contradicción implícita en que cuando la tarifa sube, el saldo de mi SUBE baja. Proveer de conformidad, será justicia.

4 thoughts on “Tarjeta SUBE: una propuesta buscando mayor equidad

  1. Muy buena idea para proteger el poder adquisitivo de todos nosotros, dándole otro sentido a la tarjeta Sube. Me pareció ingeniosa y muy práctica la idea comentada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *