El Plan 3-14/11

fuente: A24.com

Realidad y ficción se retroalimentan. El “barrio popular” 1-11/14 debe haber inspirado a Adrián Suar para su serie 1-5/18. Y ahora Juan Manzur y el nuevo elenco ejecutivo nos ofrecen el plan 3-14/11.

¿En qué consiste? En tres líneas de acción para llegar al 14/11, fecha de las elecciones legislativas de este año.

¿Cuáles son esas tres líneas? La primera, controlar algunas variables económicas y financieras. La segunda, poner “platita en el bolsillo de la gente”, como explicitó Daniél Gollán, candidato del oficialismo. Y rezar es la tercera, como nos contó, con gran honestidad, el jefe de Gabinete de Alberto Fernández.

Variables a controlar

El Poder Ejecutivo está intentando que no se escapen algunos precios (especialmente de alimentos) y los dólares (tanto el oficial y como las otras versiones).

La semana pasada se reunió Paula Español, Secretaria de Comercio Interior, con ejecutivos de supermercados. El objetivo: precios controlados hasta el 14/11.

Al dólar oficial lo vienen “pisando” desde hace rato. Los últimos meses, con inflaciones del orden del 3% mensual, al precio dólar oficial lo devaluaron solo 1% mensual. Te lo cuento desde otro lado: en los últimos doce meses el aumento acumulado del dólar oficial fue del 30% contra un 51% de avance del IPC (Índice de Precios al Consumidor).

A las tarifas ya las “congelaron”. Las de electricidad aumentaron 9% en el 2021, con una inflación acumulada en el año 2021 (los nueve meses) del orden del 31%.

Se van acumulando atrasos debajo de la alfombra.

Desde lo financiero, estamos viendo un aumento de la brecha con los otros dólares (suben el blue y los financieros). El gobierno intenta contener el Contado con Liquidación mediante operaciones con bonos, pero cuenta con artillería limitada. Las reservas internacionales del BCRA no lucen sólidas.

Platita en el bolsillo de la gente

Ya anunciaron: aumento del salario mínimo, suba del mínimo no imponible para el cálculo del impuesto a las ganancias y jubilaciones anticipadas.

Y van a otorgar una especie de IFE, un bono para (algunos/as) jubilados/as. Y habrá más.

¿De dónde saldrán esos recursos? Ya lo sabemos: de la fábrica de billetes.

 ¿Qué significa eso? Más inflación. Es posible que dentro de poco extrañemos, como buenos tiempos, inflaciones del 2,5% mensual, como la de agosto 2021.

¿Extrañar como buena una inflación que anualizada da el 34%? Y, sí.

Rezar

¿En qué contexto ocurre todo lo descripto? En un país que ignora para dónde vamos, con pocas reservas y credibilidad devaluada.

No lo olvidemos: la economía se desenvuelve en un contexto político. Una condición necesaria para que un programa económico (que esperemos llegue en algún momento) tenga éxito es que el rumbo que marque la política sea claro, en la dirección correcta y sostenible en el tiempo.

¿Y entonces? ¿Llegamos al 14/11 sin tormentas? O, ¿qué pasa después?

En algún momento habrá que barrer lo que quedó debajo de la alfombra: precios en general, con el dólar oficial como estrella. ¿Ese proceso será gradual o brusco? ¿Manejado por el gobierno o impuesto por el mercado?

Ahí entra la tercera pata del plan: esperemos que alguien con peso arriba haya escuchado las invocaciones a Dios de nuestro Jefe de Gabinete.

Hasta la próxima.

8 thoughts on “El Plan 3-14/11

  1. Lamentablemente todo es así, tal cual se describe en esta Nota.- De esta no nos salva ni el Muñeco.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.