Macri, Bolsonaro y los Orozco

De a poquito, lentamente, el Presidente va encontrando letra para su versión (actualizada) de “Ojo con los Orozco”. La realidad lo (y nos) golpeó. Hay palabras que la versión MM antes admitía y hoy no: gol (por su pasado como presidente boquense y la falta de éxitos de su gestión actual), bono (ya no puede emitir deuda; el mercado no le compra o debe pagar una tasa exorbitante), rojo (no le toleran déficit fiscal ni comercial), nombro (no puede incorporar más gente al estado) y top (nunca más lo del mejor equipo…).
Y va anotando, por ahora en borrador y sin comentarlo con nadie, los nuevos términos para la versión aggiornada: bolso (por Bolsonaro), bolso (otra vez, por López), soborno (la corrupción del otro me ayuda), fondo (FMI), colchón (que logra gracias a los dólares del Fondo), ortodoxo o doloroso (difícil que escape a estas etiquetas con el ajuste que se vive), troll (a los ejércitos propios se los cuida).
Pero lo que más angustia al Presidente es cómo darle un cierre a la canción: ¿lo logro? ¿Honor o bochorno? Otro poroto, logro groso, rostro jocoso. O lomo costoso, horóscopo horroroso, ojo complots, voto voló, moco, lloro solo.
Yo: ojo, no son los Orozco. Somos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.