Argentina y el FMI ya (casi) son una pareja estable

El FMI y nuestro país han tenido una relación cambiante a lo largo de los años. Muchas veces dependimos de ellos y alguna vez, no hace tanto, lo echamos de casa, le sacamos las valijas al palier y le pagamos todo lo que debíamos. Y, como si fuera poco, nos mostramos orgullosos de haber cancelado ese pasivo barato aunque que tuviéramos que endeudarnos más caro en otro lado.

Pero las cosas cambian y desde hace un tiempo dependemos de ellos. ¿Por qué? Pues nos dieron (y siguen proveyendo) los dólares para no correr el peligro de caer en default (no abonar de acuerdo a lo que está establecido en las condiciones de emisión de nuestros bonos).

Todos los amigos de esta pareja saben que Argentina depende del FMI, pero lo que no es tan evidente es que la dependencia también se da en el otro sentido.

Los números (argentinos) del FMI

Prestemos atención a algunos números del balance del organismo al 31/1/2019 (último publicado al momento de escribir este posteo) y hagamos zoom en los préstamos otorgados a países:

*mayor deudor: Argentina, con casi el 37%

*segundo mayor deudor: Ucrania, con el 15%

*países que concentran el 88% de los préstamos, además de los anteriores: 4 (Grecia, Egipto, Paquistán e Iraq).

¿Y cómo era la situación de los préstamos del FMI nueve meses antes? Grecia era el mayor deudor con el 24% de los créditos y nuestro país ni figuraba.

¿Cuál fue el único destino relevante de los créditos del FMI en estos nueve meses? ¡Argentina! ¡Argentina!

¿Cuánto le debe la Argentina (prefiero no poner «debemos» para no amargarte) hoy al FMI? Al 30 de abril debíamos unos 39 mil millones de dólares. ¿Cómo es el perfil de los vencimientos de capital de ese dinero? El primer pago en ese concepto lo tenemos en 2021 y hay vencimientos importantes en el 2022 y 2023.

¿Crisis de pareja?

El FMI debería estar más preocupado por la Argentina que nosotros por el IMF (FMI en inglés). ¿Por qué? Más allá de las simplificaciones, ellos (el FMI) están muy expuestos a la deuda argentina. En un banco, ningún oficial de crédito hubiera aprobado este endeudamiento. Siguiendo con esa metáfora, le dieron el ok pues el representante de uno de los dueños (en sentido figurado),  Mr. Trump, pegó un telefonazo.

¿Qué les decimos a los amigos de la pareja que están preocupados? O, ¿qué deberíamos esperar como actitud del FMI hacia nuestro país en relación a esa deuda (y a lo que falta que nos den todavía)? Ellos, por necesidad más que por amor, van a estar bien predispuestos a darnos una manito, por lo menos renegociando vencimientos.

Conclusión

¿Qué deberíamos pedirle al próximo gobierno? Que la actitud sea de diálogo y no de confrontación. Con eso bastará para que (con o sin amor) haya pareja (estable) para rato.   

6 thoughts on “Argentina y el FMI ya (casi) son una pareja estable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *