¿Te acordás de esta frase: «el que depositó dólares recibirá dólares»?

El 2 de enero de 2002 Eduardo Duhalde, entonces presidente, pronunciaba la promesa que titula el posteo.

¿De dónde veníamos y cómo estamos hoy?

 *Pasamos del 1 a 1, el empate al que nos aferrábamos colgados del travesaño en la presidencia de De la Rúa, al 46 (o algo así) a 1 de estos días;

*Veníamos de un régimen de convertibilidad, nacida en 1991 de la mano de Mingo y Carlos. Una caja de conversión que te aseguraba cambiar 1 peso por un dólar. Hoy el tipo de cambio ya no es fijo, fluctúa con oferta y demanda, con intervenciones de la autoridad monetaria (Banco Central de la República Argentina, BCRA);

 *En aquellos tiempos de la convertibilidad llevabas pesos al banco y salías con un plazo fijo en dólares, por la misma cantidad de pesos que llevabas (o tenías). Hoy para que te anoten un dólar en la cuenta tenés que poner dólares propios o comprados con pesos;

 *Hoy, buena parte de los depósitos de los ahorristas en dólares están como encajes de los bancos en el BCRA y no cualquiera puede tomar un préstamo en moneda extranjera (sí, por ejemplo, los que generan ingresos en dólares);

 *Actualmente los bancos no tienen el descalce de moneda que tenían al cierre de la convertibilidad.

 En Argentina cualquier cosa puede cambiar, pero hoy Duhalde podría pronunciar la famosa frase con mayor probabilidad de éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *