¿Deben los ascensores quedar donde se baja el ocupante o volver a la planta baja?

Hoy nos ocuparemos de las finanzas de los consorcios. Y dado que este posteo aspira a tener un carácter casi científico, comenzaremos definiendo el objeto de estudio. Ascensor, según la Real Academia Española (RAE), es un “aparato para trasladar personas de unos pisos a otros”.

¿Qué omite la RAE? No explicita que las personas a trasladar son humanas y no jurídicas. Una sociedad anónima o una fundación son personas (jurídicas) y no viajan en ascensor.

Por razones de brevedad, tampoco puntualiza que ese traslado es en dirección vertical y que puede ser tanto en sentido ascendente (de ahí lo de ascensor) como descendente (dicen que Borges solía llamarlo descensor).

La definición ut supra no explicita que permite el traslado de objetos, acompañados o no por personas, de unos pisos a otros. Para evitar tu cara de incredulidad, ratifico que los objetos pueden viajar solos. “Te lo mando ahora por el ascensor principal”, es una frase que suelo escuchar en estos días del encargado, cuando me informa que llegó un paquete a mi nombre y me indica que no es necesario que baje a buscarlo.

Y para terminar de señalar lo que falta: también permite pegar en sus paredes comunicaciones, ya sea formales (“el martes 14 a las 9 comienza la desinsectación”) o informales y hasta agresivas (“la rubia del 9G….”).

Ahora que ya tenemos (más) claro qué es un ascensor, establezcamos qué traslados serán analizados para nuestro cuasi paper.

Hay dos tipos de detenciones que no merecen ser analizadas:

-cuando queda en planta baja (PB);

-cuando, tras la detención, será inmediatamente abordado por una persona que se trasladará en él (se supone que nadie se sube a un ascensor para permanecer sin desplazarse).

Existe, entonces, una detención relevante para nuestro estudio: cuando queda en un piso (o azotea o subsuelo) y el (o la) ocupante desciende del ascensor y este (no es despectivo) no volverá a ser utilizado inmediatamente.

¿Por qué es relevante esta última situación? No por los motivos que llevaron a la persona a descender (entrar a su departamento, dirigirse hacia su automóvil o ir a colgar ropa) sino porque en este caso tiene sentido la pregunta acerca de si debe el ascensor quedar donde bajó el ocupante o volver a la planta baja. 

Por fin, ¿qué política debe implementar el consorcio? ¿Programar para que el ascensor vuelva a la PB o que permanezca donde se detuvo? Ahora sí, debemos decidir acerca de la cuestión planteada.

Si lo que se busca es minimizar el consumo de energía, debería permanecer donde quedó, a la espera del próximo llamado. ¿Por qué? Habrá ahorro de energía si el siguiente viaje es desde cualquier piso que no sea la PB, e igual consumo si el llamado viene de alguien que lo necesita en PB.

Antes de continuar, aclaro que si quedó en algún subsuelo y debiera ir a un piso, se consume más con la detención intermedia en la planta baja (por los dos arranques) que si el traslado fuera directo entre subsuelo y el piso de que se trate.

¿Qué priorizan quienes programan que el ascensor vuelva a PB tras cada viaje? Buscan minimizar el tiempo de espera de los pasajeros. ¿Con qué argumento? Uno democrático, ya que los viajes que salen desde planta baja no son mayoría, pero sí primera minoría.

Una última disquisición, antes de cerrar: ¿qué proporción de viajes salen desde planta baja?

En los ascensores que no van ni a cochera ni a la azotea, alrededor del 50%. ¿Por qué alrededor del y no el 50%? Pues existen desplazamientos internos (por ejemplo, del 5º al 8º) para visitar al (o la) ocupante de otro departamento, por cuestiones de consorcio, amistad o simplemente sexuales. Y en los ascensores que sí llegan a cocheras y/o azoteas, menos del 50%.

¿Y entonces? Creo haberte dado suficientes argumentos como para ayudar a tu consorcio a decidir o a vos para que te luzcas en la próxima asamblea.

Y si así no fuera, por lo menos habrás incorporado un nuevo tema de conversación para las charlas de ascensor, que te permitirá eludir los ya trillados “¡cómo refrescó!”, “¿viste lo que aumentaron las expensas?” o “¡qué bueno el último posteo de Finanzas con Humor!”.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.