Precios negativos: el hombre mordió al perro

Una máxima habitual del periodismo indica que “no es noticia cuando un perro muerde a un hombre sino cuando ocurre a la inversa: que el ser humano muerda al can”.

La noticia, muy reciente, aparecía como insólita: el precio del futuro de petróleo WTI mayo 2020 cotizaba a valores negativos. Se hablaba de valores cercanos a – 40 dólares (menos cuarenta dólares) por barril.

¿Qué es un precio negativo? En lugar que el comprador le pague al vendedor, es este último el que abona. Se invierte la condición habitual.

¡Imaginá un precio negativo y gozá! Te sugiero tres ejemplos para ayudarte. El almacenero te da 30$ para que te lleves la botella de leche larga vida (no vencida), la empresa de aviación (que todavía no quebró) te ofrece 1.000 usd más pasaje ida y vuelta sin cargo para que vayas con quien quieras adonde desees en las próximas vacaciones (que por efecto cuarentena no serán en casa) o una librería te paga 500$ para que te lleves el último libro de Ari Paluch (sin obligación de leerlo).

¿De qué hablamos cuando hablamos de un futuro sobre el petróleo WTI? ¿Es acaso el resultado de una lectura de Tarot o un horóscopo que nos dicta la fortuna del oro negro en los días por venir? No. Se trata de un acuerdo entre partes, un contrato, donde ambas coinciden en un valor de una variante de petróleo, el West Texas Intermediate, a una fecha futura determinada.  Ese contrato, que pertenece la familia de los Derivados, fija el valor de una transacción sobre una cierta cantidad de un bien, al que llamaremos el activo subyacente y que en este caso es una clase particular de petróleo crudo.

¿Y el futuro que tipo de derivado es? Es una operación a término, donde se “fija” anticipadamente el valor de un commodity  (en este caso el petróleo WTI) o producto financiero (como acción, bono o índice) a una fecha futura (y establecida), por un cierto volumen.  Cada contrato de los que hablamos en este posteo es por 1.000 barriles, algo así como 160.000 litros. A ese precio fijo, el acordado, se intercambiará mercadería por moneda, independientemente del valor del activo subyacente en el mercado a la fecha de vencimiento del contrato.

¿Qué modalidades hay en contratos a futuro? Con entrega física o liquidación de diferencias en efectivo (cash settlement). En la primera, el vendedor entrega (y el comprador recibe) el “físico”. En la segunda, las ganancias o pérdidas van, en dinero, de uno (el que perdió) al otro (el que ganó).

El cash settlement en cuatro renglones y simplificando (mucho): si se pactó un precio de 100$ por una unidad y al cierre vale 120$, el que festeja es el que compró y se lamenta el que vendió. En este caso, los 20$ (la diferencia) van de vendedor a comprador.

¿Quiénes tienen incentivos a fijar un precio y no esperar a lo que valga el petróleo en ese momento?  Los que buscan protegerse de fluctuaciones desfavorables de precio mediante una cobertura (decir hedging es más cool), tanto para fijar un precio para comprar (y evitan pagar más si sube) o vender (y escapan a cobrar menos si baja) y quienes especulan (que no es una mala palabra).

Antes de seguir: en economía no hay desayunos gratis. Si opero en futuros para evitar precios peores (mayores al comprar o inferiores al vender) renuncio a la posibilidad que me vaya mejor (precios más bajos al comprar o superiores al vender).

Pueden darse situaciones en las que se busque salir de una posición (comprada o vendida) en futuros, ya sea porque cambiaron las condiciones y se tiene otra mirada del negocio o porque la realidad indica que los compromisos resultantes de una posición asumida pueden tornarse un problema. En cualquier caso, ¿cómo se sale de una posición comprada o vendida en futuros? Tomando la posición contraria. Si estoy comprado en 10 contratos petróleo WTI julio 2020, debo vender 10 contratos petróleo WTI julio 2020. Como en general el precio de una operación no coincidirá con el de la otra, habrá una ganancia o pérdida por esas transacciones con futuros. 

¿Y el precio negativo del barril de petróleo WTI posición mayo? En los futuros hay un mercado que regula y garantiza las operaciones, en este caso el CME (Chicago Mercantil Exchange y Chicago Board of Trade, el mercado de futuros y opciones más importante). Los contratos de futuros sobre petróleo WTI en CME son con entrega física y su cotización se cierra el tercer día hábil previo al día 25 del mes previo al del contrato (o el cuarto día hábil si el 25 cae sábado, como en el caso que nos ocupa).

¿Y los – 40 dólares / barril? Fue una cotización al cierre de la negociación de ese contrato (jugando los últimos minutos del partido) y, otra vez: con entrega física, el que compró debía recibir ese producto (los barriles de petróleo).

¿Qué pasaba con la capacidad de almacenaje del petróleo? Estaba completa. Depósitos y cañerías al máximo de la capacidad, por la disminución de consumo producto de un mundo detenido (o casi) por el coronavirus.

¿Y entonces? No teniendo lugar para almacenarlo, muchos de que estaban comprados debieron salir a cerrar su posición: a vender esos contratos.  Y una gran presión vendedora para “sacarse de encima los contratos” tiró los precios tan abajo que se llegó a los valores negativos con los que arrancamos el posteo.  Fue mejor pagar para que alguien se lleve los barriles y salir de la obligación, que hacer frente a la imposibilidad de recibir los volúmenes comprados.

Frente a la pregunta acerca de si el precio de un contrato a futuro puede ser negativo, quienes dictamos cursos sobre Derivados hemos incorporado un ejemplo (impensado hasta hace unos días). Esta vez, el hombre mordió al perro.

Antes de cerrar, agradezco a mi gran amigo el Ing. Diego Tejada (con muchos años en el negocio petrolero) las observaciones y sugerencias que enriquecieron este posteo.

Hasta la próxima.

Nota: abajo, una recomendación para los que se quedaron con ganas de profundizar.

4 thoughts on “Precios negativos: el hombre mordió al perro

  1. Muy Claro , y lo mejor es que podes comprar el libro de Paluch, sin obligacon de leerlo, eso es brillante, petroleo por ahora no comprare.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *