Calls u opciones de compra (primera parte)

Fuente: IAMC

Llegó el momento de presentar al primero de los integrantes de la rama de las opciones: los calls u opciones de compra (las de venta o puts esperan en camarines). Los calls son derivados, así que puede ser una buena idea repasar antes los posteos sobre esa familia (la de los derivados). A esos posteos podés llegar haciendo link en:

https://finanzasconhumor.com/2018/10/14/derivados-primera-parte/

https://finanzasconhumor.com/2018/11/04/derivados-segunda-parte/

¿Qué se compra y vende en una opción? Un derecho. Y en este caso, el derecho a comprar. El comprador del call tiene el derecho (aunque sea redundante lo digo: pero no la obligación) de adquirir una cierta cantidad de un activo subyacente, a un determinado precio, en una fecha (o hasta una fecha).

Ahora, por favor, desfilen los protagonistas de la definición de arriba (un escribano hubiera dicho ut supra):

*Yo soy el activo subyacente, aquel sobre el cual se construyó la opción. Puedo ser soja, petróleo, acción de Grupo Galicia, dólares, euros, un bono y tantos otros. Muchos envidian esta capacidad mía de tener tantas personalidades. A mí un poco me gusta, pero también me complica.

*Yo soy el volumen de la operación. Soy un número y no ahondaré en las consecuencias psicológicas de esto. Puedo ser 200 Ton de soja o tantos barriles de petróleo o 100 acciones de Grupo Galicia, etc. Siempre acompaño al activo subyacente. Me dicen que solo no tengo sentido: si digo 100 acciones, me preguntan ¿de qué empresa?

*Yo soy el precio de ejercicio, aquel (precio) al que se puede ejercer la opción. ¿Cómo? Supongamos que estamos hablando de la acción de XX (Grupo Galicia cortó el auspicio). El comprador puede adquirir el derecho a comprar la acción de XX a 12$.

*Yo no estoy en la definición, pero no deben ignorarme. Soy otro precio, el de la opción. Si el que compra tiene el derecho (pero no la obligación) de hacer algo, debe pagar (abonar, oblar, garpar) por ese derecho. Y, de todos los protagonistas, soy el único que va variando. Me dicen prima, asociado a la acepción económica del término (costo de un seguro) y no a la familiar (hija de tío o tía).

*Yo soy la fecha de vencimiento de la opción y, como buen géminis, tengo dos variantes. Las opciones americanas se pueden ejercer hasta mi fecha y las europeas, solo en esa fecha. He visto gente consumir leche vencida. Acá no se puede. Al vencimiento, se acaba la película. Y un comentario adicional sobre esto: el nombre no implica ámbito de aplicación (se pueden comprar y vender opciones americanas en Europa).

Presentados los protagonistas, deberíamos verlos en acción para comprender en profundidad la idea. Pero, como imaginarás, eso vendrá en un próximo posteo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.