La Argentina, Vicentín y muchos huevos en la misma canasta

foto: Rebekah Howell

Los banqueros lo tienen claro: los créditos no siempre se cobran, de manera que antes de otorgarlo (al crédito) se deben realizar todos los análisis necesarios como para minimizar ese riesgo.

¿Qué dije de original en el párrafo anterior? Nada. Y, sin embargo, dos instituciones importantes están afrontando dificultades con créditos otorgados. Le dieron (al deudor) más de lo que las normas de una sana administración de activos aconsejaban. ¿De quiénes estoy hablando? Del Banco de la Nación Argentina (BNA) con la cerealera Vicentín y del Fondo Monetario Internacional (FMI) con la Argentina.

¿Solo dan créditos los bancos? No. Con algunos ejemplos lo verás claro.

El canillita de mi barrio me deja el diario todos los días del mes y cobra los primeros días del mes siguiente. Y la pizzería que queda a cuatro cuadras de casa (Biblos) me cobra cuando terminé de consumir y pido la cuenta. Ambos me dan crédito. Y están expuestos al riesgo de no pago. Ninguno me permitiría empezar a consumir sin pagar si hubiera tenido un evento de no pago protagonizado por mí. En ese caso, cualquiera de ellos me diría “pagá por adelantado”.

Y el ejemplo más obvio (término que me hace sentir adolescente): los proveedores en general no le cobran de contado a sus clientes. El crédito aceita la economía y hace crecer el nivel de actividad. En Argentina seguimos envidiando desde hace décadas a los países “normales”, donde se pueden comprar inmuebles a 20 años con tasas bajas.

¿Qué pasó con el FMI y la Argentina? Una institución que le toma examen a los países le otorgó a uno solo el 47% de su cartera (información al 31/10/2019). De nuevo: de cada dos dólares prestados por el FMI, casi uno lo debe la Argentina. ¿Qué hubiera dicho un banquero lógico de esta situación? No podemos estar tan concentrados en un solo cliente; si este cliente se cae, nos vamos al…. ¿Por qué falló el FMI? Pues uno de los dueños (o aportantes más significativos), Donald, les dijo a los ejecutivos: vayan para adelante con la Argentina. ¿Y entonces? Tendrán que refinanciar.

¿Y qué ocurrió con el Banco Nación (BNA) y la empresa Vicentín? Algo muy parecido. La cerealera entró en convocatoria y un fiscal imputó a un expresidente del BNA por posible defraudación. Según Ámbito Financiero (nota de Yanina Otero del 17/2/2020), la deuda de la cerealera con el principal banco argentino es de $ 18,3 mil millones. No están (aún) las cifras contables del BNA al 31/12/2019, pero según las info que publica la entidad financiera en su web, los créditos otorgados al 31/3/2019 eran de $ 411 mil millones. No voy a decir que Vicentín tiene el 4,5% del total de créditos del BNA, pues estaría comparando cifras a distintas fechas. Pero sí puedo afirmar que se le otorgó más de lo que la prudencia bancaria aconseja.

¿Qué sugerimos en finanzas para bajar riesgo? Diversificar o “no poner todos los huevos en la misma canasta”. No cumplir con ese sano principio, aumenta el riesgo. El FMI y el Banco Nación ya lo comprobaron.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.