Dólar oficial: una historia que siempre tiene suspenso

Foto: Omid Haqsheno

Estoy terminando de elaborar la idea de una miniserie de suspenso. No sé si Suar estará dispuesto a aceptar mi propuesta.

La historia se desarrolla en un país del cono sur, del que se afirma que hace rato carece de norte. El gobierno de esa nación viene atrasando, por razones electorales, el ritmo de devaluación de la moneda local (el peso) frente al dólar estadounidense. En otras palabras: el valor en pesos del dólar oficial viene subiendo menos que la inflación local, desde hace un par de meses.

En ese país, las elecciones se desarrollan en cuotas. En agosto se deberían desarrollar las PASO, donde los partidos eligen candidatos y quedan afuera de la contienda aquellos partidos y alianzas que no llegan al 1,5% de los votos en el distrito. Y para octubre están previstas las elecciones legislativas generales, donde se renueva un tercio del Senado, la mitad de la Cámara de Diputados y también parte de las legislaturas provinciales y los Concejos Deliberantes.

Una posible reforma electoral, solo por esta vez, contempla la posibilidad de:

-postergar por un mes, tanto las PASO como las elecciones de octubre;

-dejar de denominar “renovación de las cámaras” a esta elección, dado que mayoritariamente se presentan los mismos políticos que ya ocuparon esos u otros cargos.

El suspenso del dólar

Como esa nación carece de moneda, (muchos de) sus habitantes buscan ahorrar (las y los que pueden y lo que pueden) en dólares.

Según los «expertos», crece la sensación del mercado que podría haber un salto devaluatorio importante, tras las elecciones.

Mientras tanto, con el supuesto que el precio del dólar evolucionará por debajo de tasa de interés e inflación hasta las elecciones de octubre de este año, muchos están postergando la compra de los dólares. Van ganando intereses (en pesos) con los pesos y aumentando (teóricamente) la cantidad de dólares que podrían adquirir con los pesos.

¿Y dónde está el suspenso? En la famosa frase de “el mercado se adelanta”. ¿Qué significa esa frase? Que si hay un consenso que un precio se va a mover (mucho) después del día X, algunos empiezan a decir “mejor compro el día anterior”. Y otros, frente a eso y por las dudas, compran el día anterior al anterior. Y así sucesivamente.

¿Es la única historia o hay otra paralela? Hay otra. La de la pandemia y los cierres (parciales, por ahora) de actividad, que complicarán el panorama económico. Y eso impactará sobre el dólar.

¿Y entonces? Más no te puedo contar. No quiero que otro le lleve antes la historia a Suar.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.